“Deliverys”: una Ordenanza que hace falta

Hace tiempo que muchos comercios del área gastronómica implementaron el servicio de entrega a domicilio, comúnmente denominado delivery. Si me remito a su origen, podríamos decir que siempre existió un servicio así, pero dio su salto en los ´90, cuando la desocupación hacía estragos y obviamente el dinero escaseaba.

Deli 01 Deli 02 Deli 03

Es allí donde muchos desocupados de la clase media salen con su pobre indemnización a trabajar con un vehículo de remiseros y muchos de los hijos de estas familias lo hacen en deliverys. Comercios gastronómicos vacíos hizo que el servicio a domicilio les entregara una nueva alternativa a estas familias. En ese momento la precarización del trabajo reinaba en adultos y jóvenes.

El delivery era llevado a cabo por pibes, a veces menores de edad, con ciclomotores (incluso en bicicletas) en mal estado que no reunían las condiciones exigidas por la Ley de Tránsito (sin luces, sin casco, frenos en mal estado, etc.), con recipientes para los alimentos sin controles y un trabajo en negro que llevaba a que en muchos casos no se cobre ningún salario y se viva tan solo por la buena voluntad, expresada en propinas por parte de los clientes.

Es por ello, y otros motivos también, que amerita una Ordenanza (ver proyecto) que ordene esta actividad de distribución y entrega de los productos alimenticios a domicilio, denominado comúnmente “Delivery” y que de ahora en más debiéramos denominar “Repartidores”.

La Ordenanza debe establecer el cumplimiento de normas tales como: la Ley de Tránsito, el “Código Alimentario Argentino” y demás reglamentaciones. Obviamente el establecimiento gastronómico es quien corre con la responsabilidad como empleador de las condiciones del servicio de entrega y esto incluye, situación laboral del “repartidor”, estado del vehículo, salubridad y seguridad en el producto almacenado hasta el domicilio de entrega.

La Ordenanza contendría más detalles de lo expresado, pero lo que se intenta instalar desde este sitio, es la necesidad de proteger física y legalmente al joven repartidor, darle tranquilidad al cliente sobre el producto que encarga y un marco también de derechos y obligaciones al empleador del establecimiento gastronómico para que establezca también condiciones de trabajo seguras.

Para volver a la página principal haga clic aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Municipio Tres de Febrero y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.